Nido del Ángel

El hogar de la águila andina y la belleza de la naturaleza, junto a una noche de camping a la luz de las luciérnagas es ideal para relajarse y disfrutar con amigos y familia en la parroquia el Triunfo en el cantón Patate.
 
 
 
 

¿Qué debes hacer?

  • Nido del Ángel está ubicado en la parroquia el Triunfo en Patate. Hay dos vías de acceso. Por Baños de Agua Santa, cruzando el puente Ulba, la primera salida a mano izquierda. Y por Patate, llegar al redondel y tomar la segunda salida hacia la parroquia el Triunfo.
  • Es un sitio ideal para conectarse con la naturaleza en donde podrás observar el nido de un águila andina, caminar por un sendero que conduce a un río con una linda cascada, cosechar moras frescas o si prefieres practicar pesca deportiva.
  • Para tomar fotografías un nido gigante te ofrecerá increíbles tomas, o si prefieres figuras de chonta, columpios, aros y alas están dispuestas para que logres esa postal que siempre soñaste.
  • Amplias zonas verdes, con una casa del árbol rodeada de llamas andinas te ofrecerán mágicas noches para practicar camping alrededor de fogatas y con un espectáculo orquestado por las luciérnagas del sector.
  • El Nido del Ángel, cuenta con un restaurante con platos que van desde los 5 dólares, si prefieres te preparan las truchas que logres pescar.
  • El valor de la entrada es de 2 dólares adultos y un dólar los niños.
  • Para hacer camping los precios van desde los 6 dólares.
  • Atienden los sábados y domingos de 10h00 a 18h00 y de lunes a viernes de 10h00 a 18h00 previa reservación.

En busca de la foto perfecta

Ese espíritu emprendedor de los tungurahuenses, les ha permitido en los últimos años plantear innovadoras propuestas turísticas de singular belleza, las cuales poco a poco han invadido las redes sociales a través de fotografías que aventureros turistas realizan para captar la belleza de la Sierra centro del Ecuador.

La Casa del Árbol, el Pailón del Diablo, son lugares tradicionales para tomarse una selfie, la Mano de la Pachamama, o las Manos de Dios, son nuevos lugares que despiertan en interés de turistas de todas las edades que no pueden resistirse a la tentación de inmortalizar su visita a la provincia de Tungurahua.

Sin embargo, entre todos estos lugares, hay uno que en los últimos meses destaca por brindar escenarios increíbles que resumen por una parte la belleza del paisaje, y por otra, el profundo cariño que un matriarcado ha entregado para su diseño.

Nada más romántico que un nido de amor

Imagina por un minuto, acurrucarte junto al amor de tu vida, en un nido rodeado de una verde vegetación, o de pronto posar para la cámara mientras unas hermosas alas surgen de tu espalda. Pues querido lector, te cuento que no necesitas imaginarlo, pues en la parroquia El Triunfo de Patate el cantón de la Eterna Primavera, la familia Medina ha creado esos escenarios para ti.

El nido del Ángel, así se llama este hermoso lugar donde las Medina reciben turistas de todo el Ecuador, con un juguito de mora como paso previo para guiarles por senderos que conducen a un río con una hermosa cascada, trayecto lleno de fabulosos escenarios que invitan a tomar fotografías. El recorrido guiado por las Medina, termina con un festín de truchas asadas, que los mismos turistas pueden pescar.

Para turistas con más tiempo, las Medina ofrecen una experiencia de camping, en donde los turistas pueden comer malvaviscos asados en fogatas y ver como el palpitar de las estrellas se confunden con el brillo de las luciérnagas que adornan las noches de Patate.

¡Que empiece el matriarcado!

El matriarcado de las Medina, formado por 6 jóvenes tungurahuenses, pensó mucho en el nombre que le darían al legado de su abuelo. Escogieron “el nido” ya que el principal atractivo del lugar es un nido de águila andina que descansa en un punto alto de la propiedad, fácilmente con unos binoculares o con un telescopio dispuesto en el lugar, se puede observar a esta gigante ave que al abrir sus alas alcanza los 2 metros; esta ave de imponente belleza se reproduce una vez cada dos años, así que, con un poco de suerte, los turistas pueden observar a los pequeños polluelos. Junto al águila andina, pájaros carpinteros, azulejos, pavas del monte, golondrinas y colibríes, habitan este paraje ideal para los amantes de la naturaleza.

Las Medinas, completaron el nombre de su negocio con “Ángel” el nombre de su abuelito, quien fue uno de los primeros habitantes de la parroquia. Innumerables son las historias que de pequeñas escucharon antes de dormir, historias de batallas que le dieron el nombre a su parroquia, y del profundo amor que este personaje tenía por la naturaleza, profundo amor, pues dedicó su vida a reforestar su amplia propiedad, en lugar de destinarla a cultivos; tal vez por eso, esta es una de las pocas fincas que gozan de la belleza de un bosque muy bien conservado.

En la unión nace la fuerza

Paola, Estefanía, Lizet, Marilyn, Alexandra y Eimi son las nietas de Ángel que, junto a sus padres y 4 primos en plena pandemia del COVID-19, decidieron transformar la propiedad de la familia, en un negocio turístico. Cada una de las Medina unieron sus talentos y profesiones para emprender en familia; administradoras, diseñadoras y chefs, aprovecharon cada día del confinamiento para poner sus manos a la obra. Su esfuerzo dio buenos frutos, pues en octubre del 2020 abrieron las puertas del Nido del Ángel, el cual en cuestión de días empezó a recibir turistas que buscaban refugiarse en el calor de la naturaleza.

La sorpresa que los turistas tienen, cuando buscan a las cocineras de tan especial sazón, arranca sonrisas en los rostros de las Medina, ellas nos cuentan que los turistas no creen que estas guagüitas tan guapas, tengan tanta maestría para cocinar, “entran en busca de señoras, y se topan con una patateñas jovencitas”. Pero esa maestría culinaria no es casualidad, pues la mayor de las Medinas es una chef profesional, que con mucha paciencia ha extirpado la “carishinería” de sus hermanas.

El turismo, motor de desarrollo y encuentro familiar

Hoy, cerca de cumplir un año del inicio de este negocio familiar, las Medinas no pueden esconder sus sentimientos, la alegría de trabajar juntas, el orgullo de hacer de un sueño una realidad; y la satisfacción de compartir con todo el mundo, la belleza natural que por décadas estuvo reservada para sus ojos.

En sus miradas, se puede ver la pasión de la juventud, miradas que no pueden ocultar una visión clara: “la próxima meta será inaugurar unas cabañas, en donde los turistas puedan disfrutar de las tradiciones de Patate”.

Así que querido lector, si en este momento estás emocionado viendo en tu Instagram las fotos del nido de esta historia, no te quedes con las ganas, y empieza este mismo momento, a planificar tus próximas vacaciones a Patate.

Compartir: