Hospedaje el Rincón de Juanito

En pleno Parque Central de Cevallos, Juanito te espera para mostrarte las bellezas turísticas que Cevallos tiene para ti. Confortables habitaciones serán tu mejor punto de partida para explorar la provincia de Tungurahua.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Hospedaje el Rincón de Juanito, está ubicado en el cantón Cevallos, en las calles Felipa Real y Juan Elías Bucheli, en el barrio Primero de Mayo, frente al parque central.
  • Ofrece 5 habitaciones que cuentan con todas las facilidades.
  • El costo de hospedaje para una persona es $12 dólares, para parejas $20 dólares y para familias $ 35 dólares (cama de dos plazas y una litera).
  • Atención las 24h00 horas de domingo a domingo previa reservación.

Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida

Juan Pozo es un cevallence sesentón, que por más que los caminos de la vida se afanaban en invitarlo a recorrer el mundo, siempre tuvo clara la idea de volver a su pequeño pueblo, ubicado allá, en la Sierra centro del Ecuador. Tal vez por eso este aviador siempre buscaba un pretexto para volver, buscaba una excusa, que siempre sin querer terminaba resumiendo una eterna invitación que planteaba a cuanta persona conocía.

Juanito, como le llama todo el mundo que lo conoce, primero hablaba de la estación del tren de Cevallos, de la habilidad de sus artesanos a la hora de fabricar buenos zapatos, les contaba a las personas de los bellos atardeceres de su tierra, en donde los volcanes se asomaban a contemplar el trabajo de sus coterráneos.

Que buena labia la de Juanito, que siempre terminó convenciendo y armando el viaje a su tierra, llegaba con los guayacos, con los manabas, se traía a unas lojanas y a unos cuencanos, que buena labia la de Juanito que hasta se trajo a unos gringos para que probaran los famosos cuyes asadoslas fritadas y los caramelos artesanales que, desde la infancia, jamás pudo olvidar.

Y ahora, ¿dónde entrarán tantos invitados?

Pero que gran falla, si la labia nunca le faltó, la casa de sus padres cada vez se hacía más pequeña frente a tanto invitado que llegaba con Juanito. Los años pasaron de prisa por la vida de Juanito, pero esa gran falla, le acompañó en cada paso, como una pequeña voz que le decía “ya pues Juanito, como que está bien claro, cuál es tu destino”.

45 años tenía Juanito cuando le hizo caso a la voz que le perseguía, así que, ya retirado de su vida de aviador, regresó a su Cevallos del alma a abrir un hotel, en donde todos sus invitados pudieran encontrar un rincón donde descansar; lo estrenó aún sin ponerle un nombre, y no podía dormir ideando como bautizarlo. No paso mucho tiempo cuando la voz nuevamente le dijo “ya pues Juanito, no ves que el nombre esta clarito”. Y para que les cuento, el nombre que eligió no fue otro que el Rincón de Juanito.

Diga que viene de parte de Juanito, para que le den una yapa

La buena labia de Juanito, es una forma fascinante de comprender el amor que este hotelero tiene por su natal Cevallos, y es que si de joven y en lejanas tierras, le faltaban palabras para contar la riqueza natural y cultural de su pueblo, ahora ya con algunos añitos encima, con un tanto más de sabiduría y ubicado en pleno parque central de Cevallos, Juanito es la mejor enciclopedia de turismo de su ciudad.

Juanito sabe cuál es la mejor panadería, en donde están los mejores cuyes, como llegar a los bosques, páramos y volcanes; y lo sabe bien, pues su labia le permitió acumular una lista infinita de amigos, que además son sus socios, su networking, como dice los entendidos. Juanito sonríe cuando explica como disfruta ver como los negocios de sus amigos crecen con el suyo, “pues de eso se trata señor periodista, de crecer toditos juntos”

En este punto de la lectura, querido turista, ya debes tener claro que, si estás planeando visitar la provincia de Tungurahua, tu punto de partida debe ser Cevallos, en un cálido rincón del hotel de Juanito.

Compartir: