Hacienda Hipolongo Cruz de Mayo, Quero

“Descubre lo que es el campo… verde, intenso, y suavemente amplio” En Hipolongo podrás sentirte como un verdadero chagra y estar rodeado de naturaleza junto a tu familia o amigos.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • En la Hacienda Hipolongo podras disfrutar de una amplia variedad de paquetes turísticos, tales como: cabalgatas, caminatas y actividades vivenciales; así como varios servicios turísticos y eventos como: alojamiento, camping, fiestas chacareras, entre otros
  • Estamos ubicados en la parroquia rural de Rumipamba, comunidad Hipolongo Cruz de Mayo; a 7 km al sur de la cabecera cantonal (del centro de Quero hacia el Sur) y a 25 km de la ciudad de Ambato.
  • Para visitar la hacienda así como para contratar cualquier paquete turístico o servicio se requiere una previa reservación.

Hacienda Hipolongo ¿Cómo llegar?

  • Del Parque Central del cantón Quero hacia el sur 7km. Vía a San Antonio Hipolongo - Cruz de Mayo.
  • La Hacienda Hipolongo cuenta con una gran oferta turística
    • Cabalgatas, las cuales varía en el costo dependiendo del grado de dificultar y la duración de las mismas.
    • Paquetes de un día, en los cuales cuentas con caminatas y actividades vivenciales dentro de la hacienda, entre estos paquetes existes tours especiales para grupos de colegios y escuelas.
    • Paquetes de 2 día/1 noche, cada uno con actividades pesadas para los diferentes tipos de turistas que nos visitan.
    • Fiestas chacareras, en la cual se podrá degustar deliciosa gastronomía local, bailar con banda de pueblo y poder usar el tentadero (pequeña plaza de toros) de la hacienda.
    • Capilla, en la cual descansa la Santísima Cruz de Mayo en donde se puede realizar diferentes ceremonias religiosas como bautizos, matrimonios, etc.
    • Zona de camping, la hacienda cuenta con dos zonas de camping, la una en la parte baja de la hacienda cerca de la casona de hacienda y la segunda en la parte alta en la zona de Toro Singuna, en el páramo del Igualata.
    • Hospedaje, cuenta con alojamiento compartido, dividido en una villa (con 3 dormitorios) para albergar a 14 personas y una cabaña que alberga hasta 6 personas.
    • Páramo del Cerro Igualata, en el cual los propietarios de la Hacienda Hipolongo poseen alrededor de 400 ha. en donde se encuentra un bosque de pinos de más de 25 años, la Cascada Cimarrón y una gran extensión de pajonal, zonas ricas en flora y fauna endémica y propia del ecosistema de páramo.
    • Santísima Cruz de Mayo, esta Cruz es un tesoro escondido, que data del siglo XVIII (1734), fruto de la imaginación del más exquisito sentido artístico del alma indígena que nos han dejado los Jesuitas en la Hacienda Hipolongo.
    • Gastronomía local, cocinada en leña para darle el sabor especial y único que existe en el campo.
    • Paseos a tractor, ideales para los más pequeños de la casa, un paseo lleno de aventuras en donde se recorrerá diferentes lugares de la hacienda y sus alrededores.
    • Toro gol, una mezcla entre toros de pueblo y fútbol, promete emociones y atrae a los amantes de la tauromaquia. Toro gol con toretes pequeños en el tentadero de la Hacienda.

Hacienda Hipolongo

Entre los años de 1708 y 1709, la Hacienda Hipolongo perteneció a los siguientes hacendados, los cuales fueron: Don Felipe de Salazar, propietario de 20 caballerías de las tierras en Hipolongo; Don Antonio de Cepeda, propietario de 40 caballerías.

En 1720 llegan los Padres Jesuitas a Quero, tomando posesión de algunas haciendas y dentro de estas la de Hipolongo (con alrededor de 16 000 caballerías). Con la expulsión de la orden religiosa en el año de 1767 los bienes de estos se catalogaron muy meticulosamente por los escribanos de la misma Real Audiencia, siendo vendidos en subasta pública.

En su totalidad, los bienes de los Jesuitas pasaron a manos de particulares, como es el caso de la Hacienda Hipolongo que paso a manos de la señora Rosa Mateus Aranda, hija legítima de los Marqueses de Maeza.

Más o menos después de 20 años de estos acontecimientos, la Hacienda Hipolongo paso a ser propiedad del Doctor José Antonio Maldonado, hermano del Geógrafo Don Pedro Vicente Maldonado Sotomayor.

En enero de 1792, la hacienda Hipolongo pasa a manos de Don Mariano Cevallos, padre del historiador Don Pedro Fermín Cevallos y poco antes del terremoto del 4 de febrero de 1797, la Hacienda pasó a poder de Don Pedro Herdoíza de Paz, sin tener datos exactos de los posteriores dueños, el 8 de abril de 1844 vende Lizardo Ruiz la hacienda Hipolongo a Juan Francisco Pérez y Zúñiga.

El 19 de julio de 1843 nace Juan Francisco Pérez hijo, quien con el paso del tiempo se lo conoce como Taita Dios de Quero; entre septiembre de 1884 y enero de 1885 fallece Juan Francisco Pérez y Zúñiga, tomando posesión de la Hacienda Hipolongo en 1887 su hijo.

A la muerte de la figura exima de Don Juan Francisco Pérez, el 13 de enero de 1913, esta hacienda la hereda su hijo el señor Eladio Pérez Freire.

Con el fallecimiento de Don Eladio Pérez Freire, el 2 de febrero de 1961, hereda esta hacienda su hija, la Señora Gladys Pérez Rodríguez de Ribadeneira, actual propietaria de la hacienda, que conjunto con sus hijos y nietas, la cuidan y la mantienen como en sus primeros días.

La familia Ribadeneira Pérez, desde el año de 2012, gracias a la idea del Ing. Vinicio Ribadeneira Benavidez (+) emprenden un proyecto de turismo rural, ya que encuentran la necesidad de dar a conocer todos los atractivos históricos, religiosos, culturales y naturaleza que existen dentro de esta hacienda. En la actualidad dicho proyecto está a cargo de su hijo el Ing. Eladio Ribadeneira y su nieta Ing. Grace Ribadeneira.

 

Compartir: