Asadero Restaurante El Palacio del Cuy

Si alguna vez saboreaste un cuy en Nueva York, es justo y necesario que sepas que ese delicioso y crujiente bocado de carne, fue producido por mujeres de la parroquia de Yanayacu del cantón Quero de la provincia de Tungurahua.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • El Palacio del Cuy es un asadero restaurante, que además es utilizado como un salón de eventos.
  • Está ubicado en el cantón Quero, en la parroquia Yanayacu Centro, a una cuadra del parque central.
  • Es un restaurante de comida gourmet con base en la carne de cuy: locro de cuy, medallones de cuy, cuy asado, ceviche de cuy, cuy asado crocante (el más demandado), así como platos tradicionales como el caldo de gallina, caldo de pata, yahuarlocro.
  • Sus platos van desde los 3,50 dólares.
  • Atienden exclusivamente bajo reserva con 48 horas de anticipación y cualquier día y hora que se requiera.
  • Ofrecen servicio a domicilio de acuerdo al volumen requerido.

No hay edad para emprender

Al conversar con Carmita Núñez, una quereña de 50 y piquito de años, uno puede fácilmente contagiarse de la llama de emprendimiento que habita en los corazones de las mujeres tungurahuenses.

Carmita recuerda bien cuando de niña observaba como todas las mañanas, muy de madrugada su abuela se alistaba para salir rumbo a la estación del ferrocarril de Mocha, probablemente ahí fue cuando se enamoró de ese ritual que realizan los emprendedores, un ritual lleno de fe, trabajo y constancia. Primero había que despertarse bien, una taza de café propiciaba esa garantía, luego se preparaba las grandes canastas repletas de tesoros gastronómicos, choclos, habas, quesos y papas; y por su puesto el producto estrella de su comunidad: los cuyes de Yanayacu.

Ya al terminar el día, su abuela regresaba a su casa, su abrazo transmitía una interesante paradoja: brazos cansados y una sonrisa llena de felicidad. Aun siendo niña, Carmita aprendió como el trabajo es capaz de construir el futuro, y si bien siempre tuvo talento para la cocina, su rumbo le tenía trazado otros caminos para alcanzar el mismo fin.

Carmita sonríe con orgullo cuando habla de los cuyes de Yanayacu, en realidad cuando habla de los cuyes de la provincia de Tungurahua, pues con alegría nos cuenta, que su provincia es la principal productora de cuyes del Ecuador, cuyes que atraviesan los caminos de la Sierra centro del Ecuador para llegar a las mesas de todas las provincias del Ecuador. Su sonrisa esconde su modestia, pues al escucharla uno puede comprender el camino que la vida trazó para esta decidida mujer: liderar una asociación de mujeres productoras de cuyes.

Cuyes quereños volando rumbo a la Yoni

Desde su natal Quero, Carmita pudo junto a sus compañeras impulsar la producción especializada de cuyes, fueron sus compañeras y los capacitadores de la Universidad Autónoma de los Andes y del Honorable Consejo Provincial del Tungurahua, los que paso a paso fueron diseñando cada uno de los procesos que permitieron que los cuyes de su comunidad atraviesen las fronteras del Ecuador, pues en la actualidad, cada 15 días un cargamento de cuyes se exportan a Estados Unidos.

Carmita nos cuenta como la comunidad de migrantes ecuatorianos en EE.UU. son ahora su nueva y fiel clientela, ecuatorianos que lejos de su tierra no pueden evitar la tentación de saborear un buen cuy, ecuatorianos que, de paso, son los embajadores de este plato típico del Ecuador que ya tiene seguidores en las calles de Manhatan.

Dándole valor agregado a los cuysitos de Quero

Al cumplir 50 años, tal vez guiada por los recuerdos de su abuela, o tal vez al repasar la tesis de grado de su hijo, el chef Paul Mayorga, Carmita decidió emprender para abrir las puertas de un asadero restaurante, el cual por supuesto debía llamarse El Palacio del Cuy. Carmita describe su visión: "la producción de cuyes nos permite crecer, pero sin duda, los turistas podrían ser ese gran impulsor para que nuestros cuyes, pasen de ser una vía de supervivencia, a ser una vía de desarrollo".

Y esa visión se puede sentir claramente cuando se visita el Palacio del Cuy, los colores del local reflejan la diversidad de la cultura de su comunidad, y el crujido del cuerito de un cuy servido como Dios manda, permiten escuchar las risas de decenas de mujeres que, a través de este emprendimiento, han logrado fortalecer su empoderamiento económico.

Turismo gastronómico con propósito

Servirse un cuy en su palacio, permite además comprender la fortaleza que la industria del turismo tiene para reactivar la economía de comunidades, puesto que cada papa, cada choclo y cada queso, son el fruto del esfuerzo de toda una cadena de valor generada por emprendedores de la comunidad; “turismo consciente y sustentable”, maravillosas palabras que en la boca de Carmita dejan de ser un mero discurso y se transforman en una realidad vibrante y además deliciosa.

Ya nos alcanzó la noche, ya la barriga está llena, el corazón muy contento y Carmita se despide sin dejar de contarnos que su ruta de emprendimiento apenas empieza, pues en su mente busca nuevas formas de trabajar con sus turistas. Ahora les brinda ricos cuyes, pero mañana, está segura que su negocio les brindará el hospedaje necesario para tomar las energías que se necesitan para explorar los páramos del Carihuairazo y la belleza del taita Chimborazo.

¡Que qué!, ¿no sabes que es un cuy?

Hable serio querido turista, si estás de paso por Ecuador y aún no has probado este plato, es urgente que desde ya, empieces a planificar tu próxima parada en la provincia de Tungurahua, no te decepcionarás.  

Compartir: