Hostal San Jacinto

Si estás en Píllaro y buscas un lugar acogedor y tranquilo la mejor opción es el Hostal San Jacinto que ofrece un descanso confortable en sus habitaciones diseñadas para los turistas.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Hostal San Jacinto está ubicado en las calles Carlos Tamayo y Montalvo en la linda ciudad de Píllaro.
  • El hostal ofrece servicio de alojamiento y posee habitaciones simples, dobles y matrimoniales.
  • Los precios del hospedaje oscilan entre $10,00 y $15,00 dólares por persona.
  • El horario de atención es de lunes a domingo las 24 horas del día.

Recorriendo los 4 mundos del Ecuador

En el barrio San Jacinto de la parroquia San Miguelito de Píllaro, nació hace 50 años, Don Milton Saquinga, un tungurahuense que junto a sus hermanos salieron a recorrer todo el territorio ecuatoriano en busca de sus sueños. La vida de Milton se puede resumir en una sola palabra: reencuentro.

Y es que escuchar las aventuras de Milton es una buena terapia para superar ese pesimismo que en ocasiones ocupa nuestra mente. Miguelito ha trabajado como sastre, en obras civiles, en empresas petroleras en la Amazonía y la Costa; y por algunos años al frente de panaderías.

De recuentros, así es la vida de este hombre orquesta; que en diferentes ciudades del Ecuador coincidía sin proponérselo con su familia, de reencuentros sí, pero con claros propósitos. Así con su hermana abrieron un negocio de confección de ropa de trabajo, con su hermano intentaron por varias ocasiones poner a funcionar panaderías; y con amigos se lanzaron tras el sueño de abrir un hotel en Píllaro.

Caminito que el tiempo ha borrado, que juntos un día nos viste pasar…

De fortuna, también es la vida de Milton, pues la vida le bendijo con una buena mujer, compañera incansable de sus aventuras; fue con ella que un día juntaron sus deseos de volver a Píllaro, con los deseos de un ingeniero de la Amazonía que quería buscar suerte en la Sierra del Ecuador.

Hace 10 años regresaron a Píllaro, 2 años y medio les tomó construir su hostal de 22 habitaciones en pleno centro de la ciudad, donde ahora se vuelve a encontrar con amigos que hizo a lo largo de su vida, y que ahora llegan cada año para disfrutar de la Diablada pillareña.

Querida lectora, si ya te quedaste intrigada con esta historia que termina en una Diablada, es hora que planifiques tus próximas vacaciones a Píllaro, y hagas del Hostal San Jacinto, tu punto de partida para sumergirte en las tradiciones de este hermoso cantón de la provincia de Tungurahua.

Compartir: