Corpus Cristi

 
 
 
 

La renombrada fiesta de la Octava de Corpus Christi, declarada en el año 2001, Patrimonio Cultural Intangible del Ecuador, conjuga creencias ancestrales del Inti Raymi y el origen cristiano. Es la fiesta más suntuosa y atractiva de la localidad, en ella sobresale un ícono principal “El Danzante”, bailarín conocido también como Sacerdote de la lluvia, que simboliza la bondad y generosidad como manifestación de la cultura indígena desde tiempos ancestrales.

Los danzantes bailan al ritmo del bombo y el pingullo, seguidos de acompañantes, músicos y familiares, alrededor de este espectacular personaje participan una variedad de actores que representan la alegría popular y brindan un espectáculo único lleno de tradición y folklore. Las vestimentas típicas están llenas de encajes, cascabeles, cabezales con penachos, espejo y joyas, las personas que caracterizan al personaje entrenan tres meses antes de participar en las festividades.

Los danzantes bailan al ritmo del bombo y el pingullo, seguidos de acompañantes, músicos y familiares, alrededor de este espectacular personaje participan una variedad de actores que representan la alegría popular y brindan un espectáculo único lleno de tradición y folklore.

Las vestimentas típicas están llenas de encajes, cascabeles, cabezales con penachos, espejo y joyas, las personas que caracterizan al personaje entrenan tres meses antes de participar en las festividades.

Compartir: