Artículos en cacho de toro

En forma artesanal se fabrican especialmente peines, con este producto se asegura al turista que aumentará el brillo en su cabello.
 
 
 
 

Objetos en cahos de toro

Origen

Desde hace más de un siglo, se desarrolló en Píllaro y en otros cantones de la provincia la especialidad en los peines de asta o cachos de toro, se deduce que esta técnica fue traída por los españoles junto con la implantación del ganado en nuestras tierras y con ello llegaron los conocimientos de cómo aprovechar cada parte del animal. Hasta mediados del siglo XX esta actividad estuvo muy difundida en San Miguelito de Píllaro, donde existieron numerosos artesanos dedicados a la fabricación de peines y peinillas en cacho de toro. 

La elaboración de peines de cacho dejó de ser una actividad rentable a partir de la introducción masiva del plástico, la disminución de las ventas obligó a muchos artesanos a abandonarla, mientras unos pocos optaron por fabricar otros objetos en base al mismo material. Uno de esos artesanos innovadores es Don Bolívar Bonilla, a sus 83 años pasa largas horas trabajando en el portón de su casa, tal destreza la adquirió en unos de sus viajes a Quito cuando tenía 14 años, en aquella época el asta del ganado era el único material que se empleaba en la confección de peinillas y la demanda de este producto era amplia, así decide dedicarse a esta labor por el resto de su vida, pero el plástico llegó y el mercado de los peines de toro, se acabó; sin embargo, el cariño que le había cogido esta técnica, no desmayó y empezó a fabricar objetos decorativos como pequeños veleros, peces, botellas, llaveros y hasta aretes, todos realizados en cacho de toro. 

El proceso artesanal de su fabricación está alejado de la mecanización industrial, requiere oficio, tiempo y dedicación. Por ello contemplar estos objetos nos llena de orgullo y satisfacción. Los peines son elaborados artesanalmente con asta natural (100% queratina). Los peines de plástico cargan el cabello de electricidad estática, erizándolo y convirtiéndolo en frágil y quebradizo. Por el contrario, debido a su composición a base de queratina natural, los peines de asta evitan la electricidad estática en tu pelo, alisándolo o dándole volumen y protegiendo su brillo natural. 

Materiales

• Asta de toro

• Cierras

• Prensadora

• 1 pedazo de tela jean

• Polvo de ladrillo 

Elaboración

Se troza el cuerno en pedazos, haciendo uso de las cierras manuales; los trozos de cuerno se asan al carbón, girándolos constantemente para que el calor se distribuya de manera uniforme y el material no se queme ni se chamusque; cuando el cacho se ha ablandado, se abren los trozos y se los lleva a la prensa, de esta manera el cacho toma forma de una placa lisa. 

Posteriormente se van dando la forma de los dientes del peine con una cierra, de ahí se raspa y se pule ayudados con el pedazo de jean, se moja la tela y se le adhiere polvo del ladrillo raspado, se frota este ungüento a la penilla para darle brillo, para el acabado se le da una última pulida, a la que llaman "pasar mano" en la que simplemente, se roza vigorosamente el peine con la mano, produciendo un efecto de brillo que no se borra con el tiempo. 

Lugares donde se puede encontrar

Barrio San Vicente de Quilimbulo de la parroquia Matriz. 
 

Compartir: