Complejo turístico Las Caras

Este es un sendero mágico donde el turista puede apreciar rostros tallados por las hábiles manos de un artesano, en un ambiente de natural belleza.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Esta ubicado caserio Chacauco de  la parroquia Cotaló de Pelileo. Para llegar partiendo de Baños de Agua Santa, se debe llegar al redondel de "Los loros" y tomar la antigua vía Baños - Riobamba. A 10 minutos al llegar a una Y, se debe tomar el carrill derecho y cruzar el puente de rio Chambo. 
  • Ofrece a sus visitantes, 3 senderos en donde el contacto con la naturaleza permite vivir experiencias de sanación y relax. Ofrece además zonas de camping y picnic; y una pisicina cuya temperatura oscila en los 18 grados centígrados.
  • Los precios por persona van desde los $3 dólares para adultos y 1 dólar para niños, costo que permite acceder a 3 senderos señalizados.
  • El complejo esta abierto todos los días desde las 8 de la mañana hasta la 6 de la tarde, próximamente estará abierto en las noches.
  • En el complejo está disponible un servicio de alimentación que ofrece platos típicos de la zona con un menú que incluye cuyes asados y caldo de gallina criolla.

3 senderos vigilados por rostros

En el 2019 arrancá la historia de una familia tungurahuense decidida a rescatar la herencia cultural y natural de sus ancestros. Limitado por el río Chambo y el caserío Chacauco, posee fuentes de aguas amarillas que naciendo del volcán Tungurahua tienen grandes propiedades minerales, estas aguas caen sobre las rocas produciendo un efecto espectacular que han permitido a Manuel Rosero, rescatar antiguas formaciones en las que facilmente se pueden observar rostros.

“Las caras”, es un lugar lleno de magia y encanto, formado por rostros que aparecieron en la erupción del volcán Tungurahua en el año 2006. En medio de ese proceso eruptivo se comenzaron a divisar muchos rostros en la orilla del rio Chambo que se dice son de la comunidad Quillayacus que habitaban la zona hace aproximadamente unos 200 años. Quillayacus es una palabra kichwa que significa “agua amarilla”.

En sus senderos existen más de 30 rostros de diferentes tamaños, muchos pequeños y otros que llegan a 10 metros de altura. Estos rostros se reconstruyeron por más de 5 años con mucho trabajo, ya que el agua que existe en la zona se canalizó para que cubrieran las mismas y así alcanzaran la forma original con la que los antepasados las crearon. Estos rostros tienen vida, pues crecen unos 3 centímetros cada año, gracias a las propiedades minerales del agua que los cubre y que con el pasar del tiempo le van dando nuevas formas y rasgos a los rostros que cubren. 

También comentaban las personas adultas de la zona, que eran los últimos integrantes de la comunidad Quillayacus, que las caras pueden significar un tributo a sus antiguos chamanes, los cuales eran sabios de la comunidad que podían vivir por más de 100 años.

Al visitar “Las caras” podemos volver a vivir experiencias históricas llenas de magia y adrenalina al recorrer sus 3 senderos, que en los próximos meses serán 4.

Sendero Ruta de Las Caras

  • Permite a sus visitatnes observar 33 rostros ubicados en la peña, rostros que van desde 10 centimetros, hasta rosotros que alcanzan los 10 metros de altura.

Sendero de la Nariz del Diablo

  • Ubicado en el único bosque nativo de la zona, sus visitantes pueden descansar en la Casa del árbol, o si prefieren avanzar hasta el Balcón del cielo que es un mirador de 180 metros de altura ubicado en la punta de la peña, desde el cual se puede observar rio Chambo. Siguiendo el sendero los visitantes pueden llegar a la Cueva del diablo o a La mano del dunde, que es una mano giante desde la cual se puede observar una hermosa cascada. Chivos, cabras y burros se pueden observar en este sendero.

Sendero de las aguas minerales

  • En este sendero, 15 vertientes naturales de agua mineral que provienen de lod volcanes Tungurahua y Mulmul, esperan a los turistas, que se animan a probar estas aguas a las que se les atribuye propiedades curativas para males que afectan a los riñones, para la desasparacitación así como el barro que colocado en la piel, sirve para aliviar el acné. En este sendero la Cascada del duende, esconde una cueva donde se puede observar la figura de un duende. Siguiendo la ruta se puede llegar al Museo histórico que exhibe vasijas, artefactos y figuras que se han encontrado en la zona, y que probablemente pertenencen a la comunidad de los Quillayacus.
Compartir: