El Refugio Spa Garden en Baños de Agua Santa

11 diferentes tipos de terapias de sanación en medio de la riqueza natural del volcán Tungurahua, te esperan en Baños de Agua Santa: Baños de cajón, baños de barro medicinal, masajes anti estrés, piscinas y senderos de sanación.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • El Refugio Spa Garden está ubicado en el barrio San Vicente, calle Camino Real a dos kilómetros del Terminal Terrestre en Baños de Agua Santa.
  • Ofrece 11 diferentes tipos de terapias de sanación, entre las que destacan los baños de cajón, los baños de barro medicinal, los masajes anti estrés, y un moderno complejo de piscinas rodeado de senderos de sanación.
  • Sus terapias van desde los $3 dólares en adelante.
  • El costo para uso del complejo de piscinas es de $11 dólares para niños y $16 dólares para los adultos.
  • Atienden de lunes a domingo de 9h00 a 19h00. 

Cuando la naturaleza se convierte en el mejor anfitrión

Cada vez que tenemos la suerte de encontrarnos con emprendedores que han volcado su vida entera al desarrollo del turismo, es habitual sumergirnos en las historias de las generaciones que han permitido construir una visión de servicio, y esta historia no es la excepción. Sin embargo, al visitar el Refugio Spa Garden, resulta imposible omitir la historia de la naturaleza.

Y si, no estoy loco, pero al disfrutar de cada una de las terapias de sanación que ofrece este hermoso lugar de la provincia de Tungurahua, se puede sentir como la naturaleza se convierte en el anfitrión estelar de esta experiencia turística.

No exagero, pero en cada una de las 11 terapias que ofrece este spa, la naturaleza se hace presente a través de los grandes ventanales que permiten observar como el verde de las plantas juegan con un inquieto ruido, regalando al ambiente de espiritualidad que invade el lugar de un suave murmullo que hace olvidar el ruido estrepitoso de la ciudad.

Una fiesta de sensaciones, olores y colores son el preludio para que manos conocedoras sumerjan a todo nuestro cuerpo en una experiencia que a más de relajar tiene el poder de la sanación.

El talento innato de conocer la naturaleza

En el siglo pasado este refugio ya existía, era la morada de un agricultor tungurahuense que a lo largo de la vida cuidó con detalle cada rincón de esta inmensa propiedad, seguramente este hombre no sabía que el cariño por las plantas y los animales de la zona, serían la semilla de un santuario dedicado a celebrar la generosidad que la naturaleza tiene a la hora de sanar.

Y es que este sencillo hombre, lejos de los lujos de las grandes ciudades, logró aprender los secretos que las plantas tienen para curar dolencias, la energía que el agua del río y las vertientes tienen para purificar el cuerpo; un talento innato compartido por los lugareños que aprendieron que su tierra es el mejor integrador del cuerpo, la mente y el espíritu.

La resiliencia de los devotos de la milagrosa Virgen de Agua Santa

Ya en este siglo, los dueños del refugio, encontraron en medio de la adversidad, el legado de su abuelo. Mientras evacuaban la ciudad de Baños, la cual se veía amenazada por la última erupción de la Mama Tungurahua, este grupo de nietos sintieron a la fuerza, el poder de la naturaleza; y antes que sentir temor, sintieron en su corazón un profundo respeto por la energía que literalmente se podía sentir en la piel.

No saben bien, si fue el espectáculo incandescente de la lava del volcán, o los bramidos de cada erupción, o si fue más bien el recuerdo de las historias que su abuelo les contó de niños, historias llenas de esos milagros capaces de sanar las heridas, secar las lágrimas e impulsar un nuevo día.

Un ambiente de melancolía invade por un momento la charla, en la mirada de sus nietos se puede ver que talvez, el encuentro con el legado de su abuelo nació de la fortaleza de los baneños, que luego del desastre, lograron sanarse. Melancolía que se transforma en alegría, pues la reciente crisis del COVID-19 reafirmó la resiliencia de esta familia de emprendedores, que lejos de perder el tiempo, supieron aprovechar cada día de confinamiento para estudiar, planificar y ejecutar los protocolos de bioseguridad, que hoy les permite recibir con alegría a los turistas que ya extrañaban.

Turismo de sanación en Baños de Agua Santa

Ya son 18 años, de ese momento en que los nietos del agricultor de refugio, abrieron las puertas de un spa que haga justicia a la visión de su abuelo, son 18 años de un continuo aprendizaje del volcán que antes que una amenaza se ha transformado en un maestro.

Hoy el Refugio Spa Garden ofrece 11 diferentes tipos de terapias, cada una diseñada como una experiencia integral, es por eso que cada una tiene su propio sitio específico y su propio especialista, cubriendo un área de 80 mil metros cuadrados llenos de la riqueza natural propia del cantón Baños de Agua Santa. Al disfrutar cualquiera de estas terapias, el turista no podrá evitar integrarse con la naturaleza que te observa desde cualquier ángulo que elija su vista.

Turismo consciente, sustentable y circular

Hoy, la experiencia de sanación y relax que ofrece el refugio, son el fruto del esfuerzo de 11 familias de la comunidad que, junto a la generosidad de la naturaleza, construyen un potente motor turístico responsable con la sociedad y la naturaleza. Con la sociedad, puesto que cada producto que se emplea en atender a los turistas proviene de otras familias que con cuidado cultivan las plantas medicinales y los alimentos; con la naturaleza, puesto que este grupo de nietos, han sabido honrar el amor que por la naturaleza tuvo su abuelo.

Un amor sencillo que lejos de premios y reconocimientos, obtiene buena recompensa cada vez que los turistas logran entenderse con la naturaleza.

Así que querido lector, si hay algún dolor atravesando tu mente, tu cuerpo o tu espíritu, regálate la oportunidad de sanarte en las faldas del volcán Tungurahua.

 

Compartir: