Paradero Turístico Chaupi Uchu

Si estás por Ambato y tienes ganas de disfrutar de la comida típica de Tungurahua en medio de la belleza de sus volcanes, en Pilahuín una comunidad rural te está esperando.
 
 
 
 

¿Qué debes saber?

  • Paradero Turístico Chaupi Uchu, está ubicado en la parroquia Pilahuín del cantón Ambato.
  • Ofrece variedad de platos: borrego asado, trucha, churrasco, desayunos y almuerzos. Sus precios van desde los 3 dólares. 
  • Entre sus platos más demandados están el borrego asado y la trucha frita, al vapor o a la parrilla, churrascos; todos acompañados de choclos, habas, quesos y papitas con cáscara, cultivadas en la misma comunidad.
  • El paradero cuenta con amplias zonas verdes, acceso a un bosque de eucalipto y a la rivera de un río, espacios ideales para emprender caminatas de 20 a 30 minutos que permiten observar la belleza natural de la provincia de Tungurahua.
  • Atienden de domingo a domingo de 7h00 a 18h00. También ofrecen servicio a domicilio.
  • Cuentan con amplias instalaciones para celebración de eventos sociales o corporativos con capacidad de hasta 150 personas. 

Nuestra riqueza natural nos esperaba

Edgar Malisa pertenece a una comunidad indígena de Tungurahua, creció mirando a su alrededor la belleza del volcán Carihuairazo, del Chimborazo y del Tungurahua, sus juegos infantiles sucedieron en medio de bosques y páramos atravesados por ríos, decorados con lagunas y tradiciones culturales y gastronómicas heredadas por sus antepasados.

Edgar siempre estuvo consciente de la riqueza natural que poseía su comunidad, tal vez por eso rondó en su mente la idea persistente de transformarla en una vía de prosperidad. Edgar nos cuenta la historia de una cita pactada entre su comunidad y el desarrollo turístico, una cita que fue postergada por décadas.

Edgar nos cuenta como en un sendero de la comunidad un viejo y descuidado letrero anunciaba los servicios de un emprendimiento comunitario de servicios turísticos, que nunca llegó a operar; un testigo mudo de sueños olvidados. Esos sueños no aparecieron por arte de magia, son en realidad la respuesta a esfuerzos que el Honorable Gobierno Provincial de Tungurahua empezó a realizar hace más de una década, cuando sus técnicos llegaron a la comunidad a capacitarles y a enseñarles como el desarrollo de su futuro, podría construirse a partir del turismo.

Haciendo que los sueños se hagan realidad

Estos esfuerzos fueron eficientes para que varios miembros de la comunidad soñaran con ese futuro, sin embargo, empezar de cero y sin ningún tipo de experiencia complicó el camino. Edgar nos cuenta que lograr sumar los intereses individuales alrededor de un modelo de negocio desconocido fue la principal traba para desarrollar proyectos turísticos, por eso, junto a su familia hace una década lograron entender que alguien debía asumir el reto de abrir el camino. Y así fue, luego de años de planificación, hace 4 años, abrieron las puertas del primer negocio turístico de la comunidad; el Paradero turístico Chaupi Uchu.

El paradero es un negocio familiar, Edgar junto a dos cuñadas se turnan para garantizar su operación ininterrumpida de lunes a domingo; cada miembro de la familia asume un rol de una estrategia que plantea 2 frentes.

Por una parte, la familia se concentra en lograr aprender de manera eficiente, cada una de las reacciones de los clientes, Edgar nos cuenta que el éxito de su negocio es su dedicación por saber escuchar y observar; tarea que hoy se facilita con la comunicación que pueden establecer a través de las redes sociales. Edgar nos confiesa que cada detalle de su negocio, cada nuevo servicio, es la respuesta a la inquietud de sus visitantes que llegan de todas las regiones del Ecuador a caminar por las riveras del río, a tomar sol en los claros de los bosques de eucalipto, a disfrutar en familia mientras el con su equipo, prepara suculentos platos de la gastronomía tungurahuense.

Por otra parte, la estrategia de Edgar, es cumplir con el propósito que se prometió en su juventud, ese de transformar la riqueza de su tierra en prosperidad para la comunidad. Por eso, su modelo de negocio establece lazos asociativos con los miembros de la comunidad. Las truchas por ejemplo, son cultivadas por compañeros de la comuna que se han especializado en ese arte, cada verdura, hortaliza y fruta que utilizan, fueron cultivadas en la comunidad; pero principalmente cada dólar que ingresa a la caja del paradero es el feliz resumen de muchos sueños ahora convertidos en realidad.

Pisando fuerte para proyectar el futuro

Edgar nos cuenta como su proyecto, ese que mucho dijeron no superaría el valle de la muerte del emprendimiento, ese que cerraría en menos de 2 años, hoy se proyecta con fuerza al futuro, aprovechando todas las herramientas que están a su alcance, como la de las redes sociales y Google Maps que se han convertido en sus mejores aliados para atraer a los turistas.

Con alegría Edgar nos cuenta como Google Maps, facilita la llegada de los turistas que con la app en mano logran llegar a la parroquia ubicada en la ruralidad de Ambato, con más alegría nos muestra el teléfono para que veamos las 4.5 estrellas que cientos de felices clientes le han entregado a partir de sus votaciones y comentarios.

Edgar se despide confirmando su apuesta al desarrollo de turismo comunitario, nos cuenta que si bien ahora trabajan con tecnología, redes sociales y apps; que si bien se han preparado duro para aplicar de manera eficiente protocolos de bioseguridad; que, si bien cada día sus productos y servicios se perfeccionan, si en fin todo en su negocio evoluciona rápidamente, hay algo que permanece y permanecerá intacto: mantener vivas las tradiciones de su comunidad, pues son ellas las que mantienen unido a todas las familias, que ahora con un ejemplo claro de cómo el turismo cambia vidas, de apoco se van sumando, transformando sus sueños en realidades.

 

Compartir: